Mieloma múltiple y anemia

Aproximadamente el 60% -70% de los pacientes con mieloma múltiple tienen anemia en el momento en que se les diagnostica. Conoce los síntomas y las causas de la anemia y cómo se trata.

¿Qué es la anemia?

Las células de mieloma interfieren con las actividades de producción de células sanguíneas de la médula ósea, lo que a menudo conduce a una escasez de glóbulos rojos (eritrocitos) o anemia. La hemoglobina en los eritrocitos transporta oxígeno desde los pulmones a los órganos y tejidos alrededor del cuerpo, y si el cuerpo no recibe suficiente oxígeno, el resultado es agotamiento, dificultad para respirar e incapacidad para realizar las actividades de la vida diaria. La anemia es a menudo el primer síntoma del mieloma múltiple.

Al menos el 60% -70% de los pacientes con MM tienen anemia en el momento del diagnóstico y la mayoría la tendrá durante el transcurso de la enfermedad. Si tu médico sospecha que tienes anemia, se te extraerá sangre para análisis en laboratorio.

Asegúrate de informarle los siguientes síntomas a tu médico:

  • Falta de aire
  • Falta de energía y motivación
  • Latidos cardíacos acelerados
  • Hinchazón de las piernas, especialmente los tobillos
  • mareos
  • Dolor de cabeza
  • Resfriado
  • Cambio en el apetito
  • Disminución de la libido

Causas de la anemia

Es posible que la anemia no sea causada únicamente por el mieloma múltiple ; se sabe que algunos tratamientos causan anemia en un número significativo de pacientes:

  • Revlimid®, solo o en combinación
  • Kyprolis®, solo o en combinación
  • Pomalyst®, solo o en combinación
  • Darzalex®, solo o en combinación (aunque no tan común como los anteriores)

Función renal alterada:

  1. Puede ser el resultado de una proteína de cadena ligera libre relacionada con el mieloma que bloquea los túbulos renales.
  2. Puede ser un problema preexistente no relacionado con el mieloma (por ejemplo, el resultado de la diabetes)
  3. Puede resultar en niveles reducidos de eritropoyetina, una hormona liberada por los riñones que ayuda a la médula ósea a producir glóbulos rojos.
  4. Puede ser causado por medicamentos como:
    • antibióticos tomados durante mucho tiempo
    • bisfosfonatos (Aredia® y Zometa®) para la enfermedad ósea relacionada con el mieloma
    • AINE (como Advil®, Motrin®) para aliviar el dolor
    • algunos medicamentos para la presión arterial (diuréticos como Lasix)
    • contraste proporcionado para estudios de imágenes (como gadolinio utilizado en resonancias magnéticas)
    • Algunos suplementos
    • laxantes y enemas que contienen fosfato de sodio
    • *algunos medicamentos para la diabetes o el colesterol alto (habla con tu médico)

Mala Nutrición

  • Se necesita hierro, vitamina B12 y ácido fólico (folato) para producir hemoglobina
  • La alimentación insuficiente de alimentos es una causa importante de niveles bajos de folato y vitamina B12

Sangrado activo

  • El sangrado activo puede ser el resultado de hemorroides o plaquetas bajas (trombocitopenia). Las plaquetas son glóbulos que ayudan a coagular la sangre.
  • La trombocitopenia también puede ser un efecto secundario de los tratamientos del mieloma, incluidos los inhibidores del proteasoma Velcade®, Kyprolis y Ninlaro®, y los medicamentos inmunomoduladores Revlimid y Pomalyst.

¿Cómo se trata la anemia?

  • El tratamiento eficaz del mieloma múltiple tratará la anemia relacionada
  • Si la anemia es un efecto secundario del tratamiento, tu médico puede ajustarte la dosis y / o el horario de tu terapia.
  • Las transfusiones de sangre pueden ser una solución temporal; eventualmente, los pacientes pueden volverse resistentes a las transfusiones de sangre de donantes
  • Se puede recetar eritropoyetina (un tratamiento para la producción de glóbulos rojos), siempre que se administre mientras estás recibiendo el agente antimieloma que está causando la anemia.

Enfermedad ósea

La enfermedad ósea del mieloma puede hacer que los huesos se vuelvan más delgados y débiles (osteoporosis) y puede hacer que aparezcan agujeros en el hueso (lesiones líticas). Es más probable que el hueso debilitado se rompa bajo presión o una lesión menor (fractura patológica). Los huesos más comúnmente afectados son la columna vertebral, la pelvis, las costillas, el cráneo y los huesos largos de brazos y piernas.

La enfermedad del mieloma óseo puede resultar no solo en fracturas, sino también en presión sobre la médula espinal (compresión de la médula espinal), la necesidad de cirugía para prevenir o reparar huesos rotos y / o la necesidad de radioterapia al hueso para controlar el mieloma y aliviar el dolor. Estos se conocen colectivamente como “eventos relacionados con el esqueleto”.

Más del 80% de los pacientes con mieloma múltiple desarrollan problemas óseos durante el transcurso de su enfermedad; El 70% de estos pacientes tienen pérdida ósea en la columna.

La definición oficial del International Myeloma Working Group (IMWG) de la cantidad mínima de daño óseo que requiere terapia es:

  • más de una lesión focal de al menos 5 mm de tamaño en la resonancia magnética, o
  • una o más lesiones óseas líticas detectadas en la TC, incluida la TC de cuerpo entero de dosis baja o la PET / TC

¿Qué son las lesiones focales?

Las lesiones focales son áreas iniciales anormales en la médula ósea que indican el desarrollo de una lesión lítica en los próximos 18-24 meses. Un paciente asintomático cuya resonancia magnética muestra más de una lesión focal de al menos 5 mm de tamaño tiene lo que se llama un “evento definitorio de mieloma” y debe recibir tratamiento para la enfermedad activa.

¿Qué son las lesiones líticas?

Las lesiones líticas son áreas donde se ha destruido el hueso, dejando un agujero en el mismo. Estas lesiones de la columna son comunes y, cuando son graves, pueden provocar una o más fracturas por compresión de la columna, que pueden ser dolorosas e incluso incapacitantes. Las lesiones líticas en los huesos largos de la pierna o la cadera pueden requerir cirugía para fortalecer y estabilizar el hueso.

¿Qué causa las lesiones líticas?

En el esqueleto sano, existe un equilibrio dinámico entre la degradación del tejido óseo viejo (realizada por células llamadas osteoclastos) y la construcción de tejido óseo nuevo (realizada por células llamadas osteoblastos). Estas dos acciones, romper y formar huesos, se combinan en una interacción delicada para garantizar la salud del esqueleto.

El mieloma múltiple altera el equilibrio osteoclasto-osteoblastos al desacoplar sus funciones. Las células de mieloma producen factores que activan los osteoclastos, lo que indica que los osteoclastos rompen el hueso de forma incontrolable. Al mismo tiempo, previenen la reparación ósea al inhibir la formación de osteoblastos.

El resultado es mucha destrucción ósea y poca formación ósea: los huesos se debilitan, lo que conduce a lesiones líticas, que a su vez pueden conducir a fracturas patológicas. A medida que se rompe el hueso, el calcio se libera de los huesos al torrente sanguíneo. Si esta liberación ocurre demasiado rápido, puede ocurrir una condición llamada hipercalcemia. La hipercalcemia aumenta la destrucción ósea y, a menudo, altera la función renal.

Evaluación de la enfermedad ósea

Se utilizan varios tipos de estudios por imágenes para diagnosticar y controlar la enfermedad ósea en el mieloma múltiple:

  • Rayos X: a pesar de sus muchas limitaciones, la investigación esquelética de rayos X convencional sigue siendo el estándar de tratamiento para diagnosticar enfermedades óseas en pacientes con sospecha de mieloma.
  • CT (tomografía computarizada): las pautas actuales de la NCCN (National Comprehensive Cancer Network) enumeran la investigación esquelética o la tomografía computarizada de cuerpo entero de dosis baja como los estudios preferidos para diagnosticar la enfermedad ósea del mieloma, lo que brinda a los médicos la elección de realizar el estudio de TC más sensible (y más caro) si está disponible.
  • La resonancia magnética (RM) es un estudio sensible para detectar lesiones focales iniciales en la médula ósea.
  • La PET (tomografía por emisión de positrones) se utiliza en el diagnóstico, pronóstico y evaluación de la respuesta al tratamiento, generalmente asociada a la TC en áreas captadas por PET. La PET se utiliza para evaluar la enfermedad de los huesos y los tejidos blandos (enfermedad extramedular).

Tratamiento

El mejor enfoque para tratar la enfermedad ósea requiere

  1. tratamiento eficaz del mieloma
  2. uso de un tratamiento de apoyo “modificador óseo” para prevenir una mayor pérdida ósea.
  • Actualmente, tres de estos agentes modificadores de los huesos (BMA) están disponibles para el mieloma múltiple. No son quimioterapia y no tratan el MM. Previenen daño óseo adicional y corrigen y / o previenen la hipercalcemia. Estos medicamentos también tienen riesgo de osteonecrosis de la mandíbula (ONM), por lo que los pacientes deben someterse a una evaluación dental antes de comenzar el tratamiento con un agente modificador óseo y deben someterse a exámenes dentales al menos una vez al año a partir de entonces. Tanto la Sociedad Estadounidense de Oncología Clínica (ASCO) como la Red Nacional Integral del Cáncer (NCCN) incluyen los tres medicamentos como opciones de tratamiento para los pacientes con MM con enfermedad ósea.
  • Aredia® (pamidronat0) y Zometa® (ácido zoledrónico) pertenecen a una clase de medicamentos llamados bisfosfonatos. Los bifosfonatos son pequeñas moléculas inorgánicas que se unen a la superficie de los huesos dañados. En el sitio del daño óseo, los bifosfonatos inhiben y destruyen los osteoclastos. Se administran por vía intravenosa. Se debe controlar de cerca la función renal de todos los pacientes que toman bifosfonatos, particularmente aquellos con insuficiencia renal conocida.
  • Xgeva® (denosumab) es un anticuerpo monoclonal dirigido a una proteína que controla la regeneración y remodelación ósea (RANK-Ligand o RANK-L). Se administra como una inyección subcutánea mensual (una inyección debajo de la piel). Xgeva no causa efectos secundarios relacionados con los riñones y es una opción más segura para los pacientes con insuficiencia renal que los bifosfonatos.

¿Qué es una fractura por compresión espinal?

El dolor de espalda repentino y severo puede indicar una fractura por compresión vertebral: el colapso de un cuerpo vertebral porque es demasiado débil para soportar la presión o el estrés que se le ejerce. La tensión en una vértebra puede ser tan pequeña como la fuerza de gravedad sobre el esqueleto erecto o puede ser el resultado de una caída, torsión, golpe, tos o estornudo.

Cuando ocurre una fractura por compresión vertebral, el centro de gravedad del cuerpo se mueve hacia adelante, ejerciendo más presión sobre las vértebras adyacentes a la fractura por compresión. Puede ocurrir un efecto dominó, haciendo que estas vértebras también colapsen. Luego, la columna se acorta y se inclina hacia adelante. Esta curvatura anterior de la columna se llama “cifosis”.

Tratamiento de las fracturas vertebrales por compresión.

Analgésicos

Los analgésicos son fármacos que mejoran el dolor. Incluyen medicamentos antiinflamatorios no esteroides (AINE), como aspirina e ibuprofeno, y sustancias controladas disponibles solo con receta médica. El tratamiento con analgésicos no evitará que esto vuelva a suceder ni reparará las fracturas.

Radioterapia

La radioterapia proporciona alivio del dolor en pacientes con fracturas vertebrales por compresión real o inminente. La radioterapia se puede utilizar sola o como parte de un programa de tratamiento. El alivio del dolor suele comenzar varios días después de la radioterapia. Se pueden usar analgésicos hasta que hagan efecto. La radiación no repara las fracturas y puede dañar la médula ósea, lo que reducirá los recuentos sanguíneos y también puede perjudicar la extracción de células madre para el autotrasplante. La radiación se usa en los casos en que el dolor es intenso y descontrolado o cuando existe una preocupación por la compresión de la médula espinal.

Chalecos

Para algunos pacientes, usar un chaleco ortopédico especial en la espalda puede ser todo lo que necesita para aliviar el dolor de una fractura por compresión. El corsé puede proporcionar estabilidad mientras se inicia la terapia sistémica para el mieloma y se controla la enfermedad.

Vertebroplastia

La vertebroplastia y la cifoplastia son procedimientos quirúrgicos mínimamente invasivos para aliviar el dolor de una fractura y estabilizar la espalda. Estos procedimientos pueden ser realizados por un cirujano ortopédico especializado en cirugía de columna, por un neurocirujano o por un radiólogo intervencionista. Las consideraciones más importantes al seleccionar un médico para realizar el procedimiento son el conocimiento y la experiencia del médico con la enfermedad ósea del mieloma múltiple.

Las indicaciones de vertebroplastia y cifoplastia son:

  • Dolor persistente significativo de un cuerpo vertebral fracturado confirmado en MRI.
  • Síntomas persistentes significativos que afectan las actividades diarias que no se han resuelto con medidas más conservadoras después de 4 semanas de tratamiento.

Los pacientes que no deben someterse a vertebroplastia y cifoplastia son:

  • Aquellos con compresión de la médula espinal.
  • Personas con dolor de espalda no relacionado con colapso espinal.
  • Aquellos con infección en el local de  VCF.
  • Mujeres embarazadas.
  • Aquellos con insuficiencia cardíaca y pulmonar grave.

En la vertebroplastia, se inyecta un cemento óseo directamente en la vértebra colapsada (o vértebras) con una jeringa. Los pacientes pueden recibir anestesia general o local y deben permanecer en cama durante al menos una hora después del procedimiento para permitir que el cemento se endurezca. La fuga de cemento fuera de la vértebra se informó en el 19,7% de los pacientes con vertebroplastia, la mayoría de las veces sin un efecto notable. Sin embargo, ha habido informes de cemento que presiona los nervios adyacentes o pedazos de cemento que viajan a los pulmones, una complicación potencialmente letal.

Aunque la vertebroplastia nunca se ha estudiado en estudios clínicos para pacientes con mieloma múltiple, se ha realizado ampliamente en este entorno durante décadas.

Cifoplastia con balón

La cifoplastia con balón es similar a la vertebroplastia en varios aspectos: es un procedimiento quirúrgico mínimamente invasivo que utiliza cemento óseo para estabilizar una fractura de la columna y reducir el dolor de una FVC. A diferencia de la vertebroplastia, la cifoplastia implica el uso de un globo ortopédico que se inserta entre las vértebras y se infla para dejar un espacio abierto. Los pedazos de hueso dañados se empujan hacia la periferia del espacio abierto para crear una barrera y limitar el cemento. El globo se desinfla y se retira con cuidado y se inserta el cemento para llenar el vacío. El llenado controlado del cuerpo vertebral reduce el riesgo de fugas de cemento.

Actividad física

Para maximizar el funcionamiento diario y la salud ósea, habla con tu médico sobre un plan diario de actividad física, que incluya actividades que te ayuden a mantener el equilibrio, la fuerza y ​​la forma física. Por supuesto, los ejercicios deben adaptarse a la salud ósea y al estado físico general.

Angustia, cansancio y sexualidad

Los pacientes con cáncer pueden sufrir problemas de calidad de vida relacionados con el cáncer o de tratamiento que interfieren con su funcionamiento normal. Conoce las causas de la fatiga, la angustia y la disfunción sexual y cómo lidiar con estos problemas.

Ansiedad o depresión relacionada con el cáncer

Los pacientes con mieloma múltiple pueden tener una variedad de emociones difíciles. Puede surgir ansiedad y angustia o depresión. La ansiedad puede aumentar el dolor, afectar el sueño y causar náuseas y vómitos. La angustia es un sufrimiento emocional, mental, social o espiritual que conduce a sentimientos de vulnerabilidad, tristeza, depresión, pánico o aislamiento. Los síntomas de angustia y ansiedad pueden incluir dificultad para concentrarse, tensión muscular, temblores, boca seca e ira.

Conteniendo tus emociones

  • Habla con tu médico acerca de obtener asesoramiento profesional y / o tomar medicamentos ansiolíticos o antidepresivos.
  • Tómate un tiempo para relajarte o hacer ejercicios suaves para ayudar a eliminar el estrés.
  • Comparte tus sentimientos y miedos con los demás.
  • Los cuidadores deben escuchar con atención, ofrecer apoyo y validar los sentimientos del paciente.
  • Sabe que es normal sentirte triste y frustrado como paciente de cáncer.
  • El apoyo espiritual a través de la oración o la meditación puede ser útil.
  • Los esteroides pueden aumentar la ansiedad, así que habla con tu médico sobre cómo ajustar tu dosis de esteroides.

Fatiga relacionada al cáncer

La fatiga relacionada al cáncer o el tratamiento es una sensación persistente de cansancio o agotamiento que no es proporcional a la actividad reciente, no se alivia con el sueño e interfiere con el funcionamiento normal. Las causas comunes de fatiga en pacientes con mieloma son las siguientes:

  • Anemia inducida por el mieloma
  • Tratamientos para el mieloma
  • Altos niveles de citocinas, moléculas que envían señales dentro del sistema inmunológico.
  • Dolor persistente
  • Otros problemas médicos y medicamentos para los mismos
  • Mala Nutrición

Astenia (debilidad generalizada)

Una debilidad general (astenia) es a menudo un componente de la fatiga. Los síntomas pueden afectar el funcionamiento físico, psicológico y social. Si tu cansancio es el resultado de una fuente diferente a la anemia, no existen pruebas de laboratorio que puedan usarse para diagnosticarlo. Hay muchos motivos médicos que pueden causar fatiga, incluida la función tiroidea alterada, deshidratación, problemas hepáticos, trastornos del sueño, infección y progresión del mieloma múltiple. Tu equipo médico debe intentar identificar la fuente o las fuentes de tu fatiga y encontrar formas de manejarla de manera más efectiva.

Los pacientes deben discutir abiertamente sus sentimientos de fatiga y debilidad con los miembros del equipo médico. No creas que sentirte cansado y débil no es lo suficientemente importante como para mencionarlo en tus citas. Cuando vayas a las consultas, anota y comparte con tu médico:

  • Medicamentos que estás tomando (muchos tratamientos para MM aumentan la sensación de fatiga o provocan fatiga)
  • Estrés emocional, ansiedad o depresión
  • Presencia y ubicación del dolor físico
  • Existencia de otras síntomas o enfermedades
  • Trastornos del sueño
  • Cambios en la dieta
  • Cambios de peso
  • Cambios en la actividad o rutina diaria
  • Cambios en la salud

Manejo de la fatiga

Tu médico puede:

  • Ajustar tus medicamentos
  • Modificar tu ingesta de alimentos
  • Mejorar el consumo de líquidos y electrolitos
  • Recetar medicamentos que pueden ayudar con la vigilia diurna

Qué puede ayudar a mejorar tu fatiga:

  • Haz ejercicio con regularidad (caminar, nadar, yoga suave)
  • Haz diferentes actividades y encuéntrate con a las personas que te agradan
  • Ten una buena noche de sueño
  • Prioriza tus actividades y no intentes hacer demasiado en un día

Disfunción sexual

La ansiedad, la angustia, la fatiga y algunos medicamentos provocan disfunción sexual en hombres y mujeres.

En los hombres

La disfunción eréctil se ha documentado por el uso de:

  • Esteroides, ciclofosfamida, melfalán, talidomida, Velcade® (bortezomib y Revlimid®).
  • La terapia con esteroides también puede reducir el deseo.
  • Otros motivos como diabetes, cáncer de próstata, trastornos de la tiroides, hipertensión, enfermedad renal, enfermedad cardiovascular, dolor, depresión y trastornos de la imagen corporal pueden reducir la función sexual.

En mujeres

Las mujeres pueden tener pérdida de la excitación, relaciones sexuales dolorosas, pérdida del deseo y dificultades para alcanzar el orgasmo.

La disfunción sexual puede ser causada por medicamentos, terapia hormonal, insuficiencia ovárica, dolor, cambios en la imagen corporal y relaciones interpersonales.

Como lidiar con la disfunción sexual

  • Infórmale el problema a tu médico
  • Busca terapia con tu pareja para familiarizarte con los cambios sexuales del otro
  • Consulta a un ginecólogo, urólogo o endocrinólogo para hablar sobre tratamientos médicos para la disfunción sexual que sean seguros para ti.

Problemas gastrointestinales

Las nuevas terapias utilizadas para tratar el mieloma múltiple pueden estar asociadas a problemas gastrointestinales (por ejemplo, náuseas, vómitos, diarrea y estreñimiento). No suspendas ni ajustes tus medicamentos sin consultarlo con tu médico.

El médico puede cambiar tu dosis u horario de medicamentos para ayudar a reducir tu malestar.

¿Qué mejora las náuseas?

Las náuseas son una sensación desagradable en la garganta y el estómago.

  • Si tienes náuseas generalizadas, come comidas en pequeñas porciones y de una manera frecuente. No comas alimentos grasosos o fritos. Evita los olores fuertes. No hagas ejercicio después de comer. Usa ropa holgada. Obtén los medicamentos adecuados contra las náuseas antes de la quimioterapia. Utiliza relajación, acupuntura, biorretroalimentación y / o imágenes guiadas. Toma los medicamentos contra las náuseas que te receten.
  • Si sientes pérdida de apetito pero aún puedes comer normalmente, ajusta las dosis de tus medicamentos, bebe suficiente agua y otros líquidos y anota tus medicamentos en un diario.
  • Si sientes una disminución en la capacidad para comer o beber, consulta a tu médico para un examen físico y una evaluación.
  • Si no puedes comer ni beber, llama a un médico de inmediato. Es posible que necesites hospitalización o medicación.

¿Qué hacer en el caso de vómitos?

  • El vómito es un vaciado forzado del contenido del estómago.
  • Para un episodio de vómitos, continúa con los medicamentos para las náuseas según lo prescrito.
  • Entre dos y cinco episodios de vómitos en 24 horas, comunícate con tu médico de inmediato. Es posible que se necesiten nuevos medicamentos, por vía oral o intravenosa.

Para seis o más episodios de vómitos en 24 horas, comunícate con tu médico de inmediato. Puede ser necesaria la hospitalización para evaluar el estado de los líquidos y descartar obstrucción intestinal.

¿Qué hacer en el caso de estreñimiento?

El estreñimiento es una disminución en la frecuencia de la defecación acompañada de malestar y dificultad.

  • Para el estreñimiento, tu médico puede recetarte docusato, sen, sulfato de magnesio, citrato de magnesio, lactulosa o bisacodilo.
  • Para el estreñimiento leve, aumenta el consumo de líquidos y fibra, aumenta la actividad física y comienza a usar ablandadores de heces.
  • Para el estreñimiento moderado, habla con un nutricionista sobre comer alimentos y considera laxantes y estimulantes.
  • Para el estreñimiento severo, tu médico puede discutir el tratamiento para un colon impactado o evaluar si tu intestino está bloqueado. Es posible que necesites cambios de medicamentos o una derivación a un especialista gastrointestinal. Si estás con una deshidratación concomitante, es posible que debas administrar líquidos.

¿Cómo mejorar la diarrea?

La diarrea es un aumento anormal de la frecuencia y la cantidad de líquido en las heces.

  • Para la diarrea, tu médico puede recetarte Imodium, difenoxilato u octreotida.
  • Si tienes menos de cuatro evacuaciones al día, bebe más líquidos. Evita las bebidas con cafeína, carbonatadas y azucaradas. Pueden ser necesarios cambios en la dieta. Deja de tomar cualquier medicamento que te cause diarrea. Mantén limpia la zona rectal.
  • Para cuatro a seis evacuaciones al día, es posible que necesites medicamentos, así como líquidos y sales.
  • Si tienes más de seis evacuaciones al día durante más de 24 horas, debes notificar a un médico. Te solicitará un cultivo de heces para ver si la diarrea es el resultado de una infección. Se puede considerar la hospitalización para el reemplazo de líquidos. Cuida bien tu piel y usa toallas sanitarias o pañales descartables.

Complicaciones cardíacas y pulmonares

Los problemas cardiovasculares y las complicaciones pulmonares son infecciones graves y potencialmente fatales que pueden afectar a los pacientes con mieloma múltiple. Muchos pacientes con MM, al igual que la población general, ya padecen enfermedades como hipertensión arterial, colesterol alto o diabetes. Estas condiciones los ponen en riesgo de eventos trombólicos venosos (ETV) y problemas cardiovasculares.

Eventos tromboembólicos venosos (ETV)

Los pacientes con mieloma corren el riesgo de sufrir episodios tromboembólicos venosos graves y potencialmente mortales debido a su enfermedad, la presencia de factores de riesgo individuales y los efectos de los tratamientos anti-mieloma.

ETV se refiere a un coágulo de sangre (trombosis venosa profunda o TVP), generalmente en las extremidades inferiores. Los coágulos de sangre pueden soltarse o “embolizarse” y viajar a un pulmón. Una embolia pulmonar (EP) es un coágulo de sangre que va al pulmón. Puede resultar fatal. Los síntomas de la EP y la TVP se enumeran a continuación. Deben notificarse al equipo médico de inmediato.

La TVP es el evento tromboembólico más común. Los síntomas incluyen:

  • Hinchazón, dolor, opresión o un bulto duro o blando en el brazo, pierna, mano o pie
  • Latidos cardíacos acelerados
  • Venas más grandes de lo normal (distendidas)

Los factores de riesgo para la formación de coágulos incluyen:

  • Falta de actividad
  • Obesidad
  • Fumar
  • Historial personal o familiar de coágulos sanguíneos
  • Tomar compuestos de estrógeno (terapia de reemplazo hormonal)
  • Tomar medicamentos para aumentar la cantidad de glóbulos rojos, como epoetina o darbepoetina alfa
  • Cirugía reciente
  • Tener instalado un catéter venoso central
  • Viajes aéreos prolongados

La embolia pulmonar es un coágulo de sangre que llega al pulmón. Los síntomas incluyen:

  • Ansiedad
  • Frecuencia cardíaca rápida y respiración rápida
  • Dolor de pecho o nueva aparición de dificultad para respirar
  • Toser sangre

Se sabe que los fármacos inmunomoduladores (IMiD) (talidomida, Revlimid y Pomalyst) en combinación con dexametasona aumentan el riesgo de TEV en pacientes con mieloma. Según el artículo, publicado en el suplemento Mieloma Múltiple de la Revista Clínica de Enfermería Oncológica de octubre de 2017, los pacientes con mieloma múltiple que están tomando un IMiD más dexametasona tienen un riesgo seis veces mayor de sufrir un evento tromboembólico venoso (TEV). .

Todos los pacientes que están recibiendo un IMiD en combinación con dexametasona deben recibir terapia anticoagulante. El tipo y la dosis de anticoagulante dependen de los factores de riesgo individuales que deben ser evaluados por el hematólogo / oncólogo responsable del tratamiento. Tu médico revisará tu historial médico personal y familiar y realizará un control exhaustivo de tu salud, incluido un examen físico, para identificar tus factores de riesgo.

Dado el alto riesgo de TEV entre los pacientes con MM, se recomiendan las siguientes

estrategias preventivas:

  • Ejercicio regular (cómo caminar) para evitar la inmovilidad
  • Shorts de compresión
  • Control de peso
  • Mantenerte hidratado
  • Controles cardíacos regulares y manejo de problemas cardíacos
  • Anticoagulantes para viajes amplios en automóvil o avión, si no estás usando un anticoagulante
  • Anticoagulante mientras tomas IMiD en combinación con dexametasona
  • Evita medicamentos como los anticonceptivos orales o eritropoyetina que aumentan el riesgo de coágulos de sangre

Enfermedad cardiovascular e hipertensión pulmonar

El daño directo al tejido cardíaco es una posible complicación para cortar la amplia plaza de la terapia contra el cáncer. Los pacientes con mieloma tienen un riesgo mayor si presentan alguno de los siguientes síntomas:

• Historial de tabaquismo
• Antecedentes familiares de enfermedad cardíaca en un paciente masculino menor de 55 años o una mujer menor de 65
• Hipertensión
• Obesidad
•Colesterol alto
• Estilo de vida sedentario
• Diabetes
• Enfermedad vascular que no afecta al corazón
• Enfermedad renal crónica
• Amiloidosis de cadenas ligeras cardíacas

Medicamentos asociados con efectos cardiovasculares secundarios en pacientes con MM

  • ciclofosfamida
  • cisplatino
  • doxorrubicina
  • carfilzomib (Kyprolis)
  • bortezomib (Velcade)
  • dexametasona
  • lenalidomida (Revlimid)
  • pomalidomida (Pomalyst)

Los prospectos aprobados por la FDA para los siguientes medicamentos son de particular interés:

  • Tanto Revlimid como Pomalyst contienen advertencias de que la combinación de cualquiera de los medicamentos con dexametasona puede aumentar el riesgo de tromboembolismo arterial y venoso, infarto de miocardio (ataque cardíaco) y accidente cerebrovascular.
  • El prospecto de Kyprolis contiene las siguientes advertencias:
    • Reacciones cardíacas adversas, incluida la insuficiencia cardíaca y la isquemia: Observa las complicaciones cardíacas.
    • Trata de inmediato y suspende el uso de Kyprolis.
  • Hipertensión pulmonar: suspende la dosificación si tienes algún tipo sospecha.

Los pacientes con problemas cardíacos preexistentes deben informar a sus cardiólogos antes de comenzar la terapia con cualquiera de los medicamentos que se sabe que causan complicaciones cardíacas y pulmonares.

Insuficiencia renal

Muchos pacientes con mieloma múltiple pueden tener insuficiencia renal.

¿Qué es la insuficiencia renal?

Según un artículo titulado “Nervios renales, gastrointestinales y periféricos: recomendaciones basadas en la evidencia para el manejo de los síntomas y la atención de pacientes con mieloma múltiple” en la edición de octubre de 2017 de la revista Clinical Journal of Oncology Nursing Multiple Myeloma, “los riñones son órganos vitales que filtran la sangre para eliminar materiales residuales, equilibrar líquidos y electrolitos, liberar hormonas y eliminar sustancias químicas nocivas del cuerpo, incluidos los medicamentos de quimioterapia. El término insuficiencia renal se refiere a la incapacidad de los riñones de funcionar plenamente. “Muchos pacientes con mieloma múltiple pueden tener esta complicación durante el transcurso de la enfermedad. Por esta razón, los médicos deben evaluar de forma rutinaria la función renal de los pacientes con mieloma.

Las causas de la insuficiencia renal en pacientes con mieloma

La insuficiencia renal en pacientes con mieloma se debe principalmente a los efectos tóxicos de las cadenas ligeras monoclonales en los glomérulos y túbulos renales. Los glomérulos son un grupo de capilares alrededor del final del túbulo renal. El final del túbulo renal es donde se filtran los desechos de la sangre.

Nefropatía

La forma más común de lesión renal en el mieloma múltiple es la nefropatía. Esta complicación ocurre cuando una gran cantidad de cadenas ligeras libres obstruyen los túbulos renales. Este exceso de cadenas ligeras libres forma agregados o moldes. Los mismos provocan obstrucción e inflamación tubular. Aproximadamente el 85% de la insuficiencia renal en pacientes con mieloma está relacionada a cadenas ligeras monoclonales.

Comorbilidades como causas de insuficiencia renal

Más del 15% de la insuficiencia renal en pacientes con mieloma es el resultado de otras causas. Estas causas incluyen

  • diabetes
  • enfermedad arterial
  • complicaciones de infecciones
  • fumar

Otros factores relacionados al mieloma que alteran la función renal

  • hipercalcemia (niveles elevados de calcio en la sangre provocados por la rotura ósea relacionada al mieloma)
  • deshidratación
  • medicamentos que son tóxicos para los riñones. Estos medicamentos incluyen ciertos antibióticos, antiinflamatorios no esteroides y terapias para el mieloma que se excretan por los riñones.
  • agentes de contraste utilizados en estudios de imágenes (como gadolinio).

Factores de riesgo de insuficiencia renal

  • Edad avanzada
  • Desarrollo o empeoramiento de otros problemas médicos
  • Alta carga de enfermedad de mieloma múltiple
  • Toxicidad acumulativa del tratamiento

Pruebas de función renal

Todos los pacientes deben someterse a las siguientes pruebas de función renal en el momento del diagnóstico y en la evaluación de la enfermedad:

  • Suero de creatinina
  • Electrolitos
  • Electroforesis de proteínas urinarias (UPEP) de una muestra de orina de 24 horas
  • Si está disponible: prueba Freelite® (cadena ligera libre en suero)

Tratamiento

El tratamiento del mieloma debe revertir la insuficiencia renal, a veces también en un paciente que ha tenido insuficiencia renal y está en diálisis. Sin embargo, la insuficiencia renal que el paciente ha tenido durante mucho tiempo generalmente no es reversible. Para los pacientes en diálisis, el uso de terapia anti-mieloma junto con membranas de hemodiálisis de corte alto puede revertir la insuficiencia renal. Las membranas de hemodiálisis de corte alto permiten la eliminación de las cadenas ligeras libres a través de sus poros dilatados. Si no se dispone de hemodiálisis de corte alto, la plasmaféresis puede resultar beneficiosa.

Lo más común para los pacientes con mieloma e insuficiencia renal son los tratamientos basados ​​en Velcade.

Velcade se puede combinar de forma segura con:

  • ciclofosfamida y dexametasona
  • doxorrubicina y dexametasona
  • talidomida y dexametasona

Los pacientes con insuficiencia renal también pueden tomar Kyprolis o Ninlaro, los otros inhibidores del proteasoma.

Revlimid se excretan por los riñones, por lo que la dosis de Revlimid debe ajustarse según al grado de insuficiencia renal.

Atención de apoyo

Los pacientes con sospecha de insuficiencia renal deben recibir cuidados de apoyo. Dicho cuidado incluye hidratación con líquidos intravenosos y tratamiento rápido de la hipercalcemia. Los estudios clínicos han demostrado que el agente modificador óseo Xgeva (denosumab) es más seguro que el bisfosfonato Zometa en el tratamiento de la hipercalcemia relacionada con el mieloma debido a una enfermedad ósea en pacientes con insuficiencia renal grave.

La insuficiencia renal grave se define como un clearance de creatinina <30 ml por minuto.

Mielosupresión

El mieloma se desarrolla y crece en la médula ósea. La enfermedad puede inhibir la capacidad de la médula ósea para producir nuevas células sanguíneas (mielosupresión o supresión de la médula ósea). Muchos de los medicamentos que se usan para tratar el mieloma múltiple también pueden causar mielosupresión.

¿Qué es la mielosupresión?

Es una disminución en la actividad de la médula ósea que resulta en

  • menos glóbulos rojos (anemia)
  • menos glóbulos blancos (neutropenia)
  • menos plaquetas (trombocitopenia)

El riesgo de mielosupresión varía con cada medicamento. El manejo de los efectos secundarios puede:

  • reducir tu malestar
  • prevenir complicaciones graves
  • permitirte recibir el mejor tratamiento para tu enfermedad

Para controlar los síntomas de mielosupresión, tu médico puede cambiarte la dosis o el horario del medicamento. No suspendas ni ajuste tus medicamentos sin consultarlo con tu médico.

Neutropenia

Los neutrófilos son un tipo de glóbulo blanco. Constituyen aproximadamente el 60% de las células del sistema inmunológico. Los neutrófilos brindan defensa contra enfermedades fúngicas y bacterianas.

La neutropenia es una disminución en la cantidad de estos neutrófilos. Por lo tanto, la mayor preocupación con la neutropenia es la infección.

Si tienes síntomas de infección, comunícate con tu médico de inmediato. La infección en un paciente con mieloma múltiple puede ser letal. No ignores ninguno de los siguientes síntomas posibles:

  • Fiebre de 38º o más
  • Escalofríos
  • mareos
  • Desmayo
  • Enrojecimiento en el local de la herida
  • Respiración dificultosa
  • Tos
  • Congestión nasal
  • Dolor de garganta
  • Aftas

Tu médico controlará tu recuento sanguíneo. Es posible que te recete antibióticos para prevenir infecciones  como también factores de crecimiento para estimular el crecimiento de los glóbulos blancos.

Algunos consejos sobre cómo reducir tu riesgo de infección

Si bien estos consejos pueden resultar obvios, aquí hay un recordatorio rápido:

  • Lávate las manos con frecuencia.
  • Evita las multitudes.
  • Toma antibióticos según lo prescrito por su médico.

Trombocitopenia

Los trombocitos son plaquetas o glóbulos que ayudan a coagular la sangre después de una lesión. La trombocitopenia es una disminución de estas plaquetas. A menudo es un efecto secundario del tratamiento con inhibidores del proteasoma, como Velcade® (bortezomib), Kyprolis® (carfilzomib) y Ninlaro® (ixazomib). Si tienes signos de trombocitopenia, comunícate con tu médico de inmediato.

Los síntomas incluyen:

  • hematomas
  • orina rosada
  • hemorragias nasales
  • pequeñas manchas rojas o moradas en el cuerpo (petequias)
  • sangrado que no se detiene con la presión

Tu médico controlará tu recuento sanguíneo. Puede hacer cambios en la elección, la dosis o el horario de tus medicamentos u otros tratamientos. Si es necesario, tu médico puede recetarte una transfusión de plaquetas.

Cómo reducir el riesgo de hematomas o sangrado

  • No tomes aspirina, ibuprofeno o naproxeno.
  • Evita actividades que puedan causar hematomas o sangrado.

Dolor de mieloma múltiple

La prevención y el tratamiento del dolor son fundamentales para la calidad de vida de los pacientes. Siempre habla con tu médico sobre tu malestar; ya que el dolor puede interferir con tu sueño, estado de ánimo y nivel general de actividad.

De donde puede venir el dolor

Enfermedad ósea

  • La osteoporosis, las lesiones líticas de los huesos, las fracturas patológicas y / o las fracturas por compresión vertebral son ocurrencias dolorosas frecuentes en el diagnóstico y durante el transcurso de la enfermedad.

Dolor neuropático

  • Las fracturas por compresión espinal que llegan a la médula espinal pueden causar dolor nervioso agudo repentino o crónico.
  • La neuropatía dolorosa puede ser causada por el efecto de la proteína monoclonal sobre el tejido nervioso.
  • El dolor neuropático también puede estar relacionado al tratamiento: talidomida Velcade® (bortezomib), Ninlaro® (ixazomib) y Pomalyst® (pomalidomida) pueden causar neuropatía periférica dolorosa; Revlimid® puede empeorar la neuropatía preexistente.
  • Los pacientes pueden tener neuralgia postherpética (dolor persistente causado por una infección por herpes zóster). El herpes puede aparecer debido a la reactivación del virus de la varicela, que puede ocurrir como resultado del tratamiento con inhibidores del proteasoma Velcade, Kyprolis y Ninlaro. Los pacientes que reciben tratamiento con estos inhibidores del proteasoma también deben recibir terapia antiviral para prevenir el herpes zóster.

Lidiar con el dolor neuropático

  • La mayoría de los dolores nerviosos en el mieloma múltiple no responden tan bien a los opioides como a otras clases de fármacos. Los opioides rara vez se usan para la neuropatía dolorosa, a menos que otros tratamientos fracasen.
  • Otras clases de medicamentos que se usan para tratar la neuropatía periférica dolorosa incluyen medicamentos anticonvulsivos (como Neurontin®, Lyrica®) y antidepresivos (como Pamelor®, Effexor® y Cymbalta®). Todos estos medicamentos tienen sus propios efectos secundarios potenciales.
  • Los tratamientos tópicos incluyen crema de capsaicina, que contiene una sustancia presente en los pimientos, y parches de lidocaína.
  • Si el dolor es causado por la presión sobre un nervio, puede ser necesaria una cirugía.
  • Si la neuropatía periférica es causada por tratamientos anti-mieloma, tu médico puede recomendarte suspender el tratamiento por un período de tiempo o cambiar tu dosis y / o programa de tratamiento. Velcade debe administrarse mediante inyección subcutánea en lugar de perfusión intravenosa para reducir la aparición de neuropatía periférica. Velcade una vez por semana en lugar de dos veces por semana también puede ayudar a prevenir o reducir los síntomas de la neuropatía.

Otros enfoques para mejorar el dolor neuropático

  • La estimulación nerviosa eléctrica transcutánea (TENS) puede resultar útil.
  • El ejercicio regular, como caminar, nadar o hacer yoga suave o tai chi, pueden mejorar la circulación y ayudar a reducir el dolor de la neuropatía.
  • El tabaquismo y el consumo excesivo de alcohol pueden empeorar la neuropatía. Evita ambos.
  • Una buena nutrición asegurará que ingieras las vitaminas y minerales esenciales necesarios para la protección de los nervios y la reparación de los tejidos. Analiza la posibilidad de complementar tu dieta con vitaminas B; aminoácidos como acetil-L-carnitina; Ácido alfa lipoico; y ácido fólico con un miembro de tu equipo de atención médica.
  • Un suave masaje con manteca de cacao puede aliviar el dolor.
  • La acupuntura es segura cuando la realiza un médico certificado con agujas esterilizadas y puede brindar cierto alivio.

Prevención y tratamiento del dolor

Dolor de huesos

  • La detección precoz de enfermedades de los huesos, mediante estudios de imágenes sensibles, como la resonancia magnética y la PET, seguida de un tratamiento temprano, es la mejor manera de prevenir el daño y el dolor en los huesos.
  • Se pueden recetar analgésicos para ayudar a controlar el dolor de huesos y permitir una mayor movilidad. Estos incluyen opioides y medicamentos que contienen opioides y medicamentos no opioides como paracetamol (Tylenol®), aspirina y medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (AINE como Advil® y Motrin®). El cuidado con los AINE incluye posibles daños en los riñones y el estómago. Los medicamentos opioides pueden ser efectivos, pero también pueden causar sedación y estreñimiento.
  • La cifoplastia con balón o la vertebroplastia se utilizan para tratar las dolorosas fracturas vertebrales por compresión.
  • La radioterapia de rayo externo proporciona control de tumores y alivio del dolor en áreas de enfermedad ósea. Sin embargo, la radioterapia puede comprometer la médula ósea, donde se producen todas las células sanguíneas nuevas, y puede dañar gravemente las células madre productoras de sangre necesarias para el autotrasplante de células madre.
  • A veces, apoyar la espalda puede aliviar el dolor de la misma.
  • La inyección de un esteroide y un anestésico en la articulación facetaría (donde se unen los huesos de la columna) puede aliviar el dolor lumbar.

¿Qué son los cuidados paliativos?

En esta sección, se analizan los cuidados paliativos aplicados a pacientes con mieloma múltiple. La definición de cuidados paliativos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) es integral y aceptada universalmente:

  • Los cuidados paliativos son un enfoque que mejora la calidad de vida de los pacientes y sus familias que enfrentan el problema asociado a la enfermedad, mediante la prevención y el alivio del sufrimiento mediante la identificación y evaluación temprana y el tratamiento del dolor y otros problemas, físico, psicosocial y espiritual.

Cuidados paliativos:

  • proporcionan alivio del dolor y otros síntomas angustiantes;
  • priorizan la vida y consideran que la muerte es un proceso normal;
  • no tienen la intención de acelerar o posponer la muerte;
  • integran los aspectos psicológicos y espirituales de la atención al paciente;
  • ofrecen un sistema de apoyo para ayudar a los pacientes a vivir lo más activamente posible;
  • ofrecen un sistema de apoyo para ayudar a la familia a afrontar la enfermedad del paciente y su propio dolor;
  • utilizan un enfoque de equipo para satisfacer las necesidades de los pacientes y sus familias, incluido el asesoramiento sobre el duelo, si está indicado;
  • aumentarán la calidad de vida y también pueden influir positivamente en el transcurso de la enfermedad;
  • se aplican en las primeras etapas del curso de la enfermedad, junto con otras terapias diseñadas para prolongar la vida, como la quimioterapia o la radioterapia, e incluyen las investigaciones necesarias para comprender y manejar mejor las complicaciones clínicas angustiantes.

La mayoría de los grandes hospitales académicos cuentan con equipos de cuidados paliativos compuestos por médicos, enfermeras, trabajadores sociales, psicólogos y otros especialistas a los que se pueden derivar a los pacientes para ayudar a controlar el dolor y el sufrimiento, ya sea mental o físico. Por lo general, los pacientes con mieloma múltiple viven muchos años y pueden tener que sobrellevar la ansiedad y estrés a largo plazo. Los pacientes con mieloma necesitan el apoyo de un equipo multidisciplinario de especialistas.

Si tienes síntomas que están afectando tu calidad de vida y no has recibido una derivación para cuidados paliativos, debes pedir ayuda. Los síntomas pueden incluir dolor en los huesos y / o nervios, pérdida de apetito, estreñimiento, insomnio, náuseas / vómitos, dificultad para respirar, fatiga extrema, sangrado, ansiedad o tristeza.

Los cuidados paliativos pueden ser necesarios en cualquier momento durante el tratamiento, pero con mayor frecuencia se necesitan al final de la enfermedad. Cuando un paciente ha probado y agotado la gama completa de tratamientos experimentales y aprobados que están a su disposición, y el mieloma múltiple se ha vuelto refractario a cada uno de estos tratamientos, es hora de repensar los posibles beneficios de continuar el tratamiento con la realidad de suspenderlo. . Cada paciente debe tomar esta decisión por sí mismo.

Si se toma la decisión de interrumpir el tratamiento activo y centrarse en el alivio de los síntomas y mejorar la calidad de vida, los pacientes pueden ser derivados a uno o más especialistas para recibir cuidados paliativos. A veces, los tratamientos que se usan para controlar los síntomas son los mismos que se usan para tratar el cáncer: un paciente con dolor de huesos puede ser derivado a un oncólogo para que reciba radioterapia. Dejar el tratamiento no significa que tu calidad de vida deba verse afectada. Los pacientes que buscan cuidados paliativos, muchas veces, suelen tener más sobrevida y también obtener una mejor calidad de vida que los que continúan con la terapia.

¿Qué es la neuropatía periférica?

La neuropatía periférica (NP) es un cambio en la sensación de las manos, dedos, piernas, pies, dedos de los pies o labios, que a menudo se describe como dolor, entumecimiento, hormigueo o ardor. Informa los síntomas a tu médico, quien puede ajustar el tratamiento del mieloma para ayudarte a controlar los síntomas de la NP. Los pacientes con mieloma múltiple pueden tener neuropatía periférica (NP) como resultado de la enfermedad en sí o de sus tratamientos. Los síntomas incluyen:

  • hormigueo
  • dolor ardiente
  • Debilidad muscular
  • Sensibilidad al tacto
  • Sensaciones de hormigueo
  • Sensación de frío en los pies

Tipos de neuropatía

Sensorial

  • hormigueo, entumecimiento o dolor en tus manos o pies
  • Problemas de audición; zumbido en los oídos
  • Debilidad total

Capacidad Motriz

  • Dificultad al abrochar los botones.
  • Dificultad para abrir frascos o para sentir la forma de pequeños objetos con las manos.
  • Dificultad para caminar

Tratamientos que provocan neuropatía

La talidomida, Velcade® (bortezomib), Ninlaro® (ixazomib) y Pomalyst® (pomalidomida) pueden causar neuropatía; Revlimid® puede empeorar la neuropatía existente.

Tratar los síntomas

El tratamiento de la neuropatía periférica te permitirá moverte con mayor facilidad y seguridad, realizar tus actividades diarias y evitar dolores y molestias innecesarias. Las siguientes sugerencias pueden ayudarte:

  • Masajea la zona afectada con manteca de cacao.

Toma vitaminas B.

  • Toma suplementos de ácido fólico.
  • Toma suplementos de aminoácidos.

Si tus síntomas se vuelven más graves, tu médico puede recomendarte lo siguiente:

  • Analgésicos u otros medicamentos para aliviar el dolor de los nervios
  • Detener el tratamiento por un período de tiempo
  • Ajustar la dosis de tratamiento
  • Fisioterapia

Efectos secundarios de los esteroides

Como paciente con mieloma múltiple, puedes recibir tratamiento con esteroides. Es importante conocer los beneficios y efectos secundarios de estos esteroides, así como los posibles problemas de abstinencia. Sigue siempre los consejos de tu equipo de atención médica cuando te adhieras al tratamiento con esteroides.

Esteroides como tratamiento para el mieloma

Durante muchos años, los esteroides han sido un tratamiento importante y eficaz para el MM, utilizados solos y en combinación con otros fármacos. Los esteroides comúnmente recetados incluyen dexametasona, que es el corticosteroide más comúnmente utilizado para el mieloma, prednisona, prednisolona y solumedrol.

Los esteroides causan una amplia gama de efectos secundarios que afectan a casi todos los sistemas del cuerpo. La identificación temprana de los efectos secundarios y su control rápido contribuirá al éxito del tratamiento y, en última instancia, mejorará la calidad de vida en general. No suspendas ni ajustes tus medicamentos antes de consultarle a tu médico. La interrupción brusca de los esteroides puede provocar síntomas de abstinencia.

Efectos secundarios de la dexametasona y otros esteroides

Los esteroides pueden afectar los sistemas inmunológico, musculoesquelético y endocrino, la piel, el corazón y la presión arterial, el tracto gastrointestinal y los ojos. Además, pueden causar problemas psicológicos y neurológicos, afectando la cognición, el estado de ánimo y el comportamiento. Los efectos secundarios comunes relacionados con los esteroides incluyen:

  • “Descenso” o efecto de retirada
  • Rubor y sudor
  • Dificultad para dormir (insomnio)
  • Disfunción sexual
  • Cambios de personalidad o cambios de humor

Hiperactividad y nerviosismo

  • Mareos y dolores de cabeza
  • Dificultad para concentrarse
  • Aumento del número de glóbulos blancos
  • Infección
  • Debilidad muscular (miopatía)
  • Muerte de tejido óseo (necrosis vascular)
  • Calambres musculares
  • Aumento de peso en el cuerpo o la cara
  • Cambios que afectan al cabello
  • Visión borrosa
  • Formación de cataratas
  • Úlceras y acidez (dispepsia)
  • Gases (flatulencia)
  • Apetito incrementado
  • Cambios en el gusto
  • Hipos
  • Niveles más altos de azúcar en sangre
  • Problemas temporarios de diabetes o tiroides
  • Disminución temporaria del tamaño testicular
  • Hinchazón de manos, piernas o pies
  • Acné o erupciones
  • Afinamiento de la piel

Consejos para el tratamiento continuo con esteroides

  • Toma esteroides con comida.
  • Los esteroides pueden causar insomnio. Si te afecta en poco tiempo, toma tu dosis temprano por la mañana o, si tarda un tiempo en hacerte mal, toma tu dosis antes de acostarte por la noche. Si tienes problemas para dormir, evita el alcohol, la cafeína y las pantallas electrónicas antes de acostarte.
  • Habla sobre la interrupción o reducción de la dosis con tu médico si tienes problemas cognitivos o de comportamiento.
  • Toma medicamentos para prevenir problemas gastrointestinales.
  • Se pueden recetar medicamentos para prevenir infecciones, especialmente herpes zoster (herpes zoster) y aftas (saburra blanca en la lengua, mal sabor y dolor al tragar).
  • Conoce los signos y síntomas de niveles altos y bajos de azúcar en sangre: agresividad, confusión, dificultad para caminar, aumento de la sed y micción frecuente. Si tienes diabetes, consúltale a tu endocrinólogo antes de comenzar el tratamiento con esteroides.
  • Evita tomar claritromicina, que puede aumentar los niveles circulantes y los efectos secundarios de los esteroides.
  • Infórmale siempre a tu médico de todos los síntomas.

Esteroides e interacciones con otras drogas

Varios tipos de medicamentos pueden interactuar con los esteroides.

Es muy importante informar a tu equipo de atención médica sobre todos los medicamentos recetados y de venta libre que estás tomando, así como también las vitaminas, los suplementos y las preparaciones a base de hierbas.

Entre los medicamentos que pueden interactuar con los esteroides se encuentran:

  • Diuréticos que afectan los niveles de potasio
  • Antibióticos como eritromicina, claritromicina, rifampicina y azitromicina
  • Anticoagulantes como warfarina y aspirina
  • Barbitúricos
  • Medicamentos para la diabetes
  • Efedrina (que se encuentra en productos para bajar de peso)
  • Ciclosporina
  • Medicamentos que contienen estrógeno (anticonceptivos orales y terapia de reemplazo hormonal)
  • AINE, como aspirina, ibuprofeno y naproxeno
Close Bitnami banner
Bitnami